jueves, 20 de octubre de 2016

No es acoso, se llama hacer oposición

Respuesta de Juan Pablo Yakubiuk, concejal de IU Roquetas a Eloísa Cabrera


Las palabras no son inocuas y es muy triste que un cargo político hable de “acoso”, algo recogido como delito en nuestro Código Penal, cuando de lo único que se trata es de la labor de una oposición rigurosa y comprometida con el buen uso del dinero de los vecinos y de los medios municipales.

Eloísa Cabrera sigue sin responder a la cuestión fundamental que hemos denunciado desde IU Roquetas al Defensor del Pueblo: ¿Por qué habiendo recibido el Plan de Movilidad Urbana en marzo de 2015 no lo ha sometido a Información Pública? ¿Por qué al día de hoy se sigue negando a publicar ese documento por el que todos los roqueteros hemos pagado decenas de miles de euros?

Frente a eso como suele ser habitual Eloísa Cabrera, en sus cada vez más recurrentes signos de debilidad e inseguridad al frente de su àrea, intenta utilizar argumentos “ad hominem” contra mi persona, que fácilmente desmontaré explicando con franqueza los hechos.

Como bien asevera la concejal del PP, el citado plan solo se presentó una vez en público,el 24 de marzo de 2015, pero sin su publicación previa, ni posterior ¿Como pretendía que el auditorio formulara alegaciones a un documento extenso y complejo? Y más a través de unas diapositivas. Mi ausencia, como de muchos más agentes sociales, a esa reunión fue un acto de protesta hacia la eliminación de toda participación ciudadana previa en la redacción.

Algo similar ocurrió con el proyecto de mejora de los pasos de peatones. Proyecto, que por cierto, salió a los pocos días de justamente IU elevar el drama de los atropellos en Roquetas al Defensor del Pueblo. Dada la complejidad del mismo en IU procedimos a su estudio detallado, realizando cálculos como pueden ser el de la distancia de frenado, que eran imposibles de realizar en el ámbito de la comisión. Fruto de ese minucioso trabajo fue el escrito que registramos con casi treinta medidas correctoras.

Lamentablemente Eloisa Cabrera vuelve a menospreciar al máximo órgano de decisión de nuestro ayuntamiento como es el pleno y obviaron completamente nuestras sugerencias, algo que pueden comprobar día a día los conductores y peatones, ya que la visibilidad no se ha mejorado lo suficiente. Ante esta situación es normal que no hayamos dado nuestra conformidad al Defensor del Pueblo, que al día de hoy sigue esperando la respuesta del equipo de gobierno.

El tema de los caminos escolares seguros, en manos de la actual diputada y aún concejal de Roquetas, adquiere tintes preocupantes. Después de rechazar dos propuestas de IU en ese sentido en el año 2014, ahora abrazan la idea pero de forma caótica. Solo decir que nuestra queja va referida a que en las mejora del contrato de redacción del Plan de Movilidad el contratista se comprometió a redactar un Plan de movilidad escolar que no consta. Tema del que, como ya adelantamos, hemos dado parte a la Fiscalía.

Solamente quedar recordar a los vecinos que Izquierda Unida Roquetas de Mar lleva presentadas en poco más de un año noventa propuestas, casi dos por semana, para la mejora de nuestra ciudad y de los servicios municipales, por no mencionar las múltiples aportaciones a grupos de trabajo de ordenanzas, como puede ser la actual de autocaravanas.

Espero haber dado respuesta y ayudado a los vecinos a discernir la importancia del trabajo de una buena oposición, que nunca es acoso, sino celo por hacer de Roquetas una ciudad mejor.

lunes, 17 de octubre de 2016

El Gatopardo en Las Salinas de Roquetas

“Si queremos que todo siga como está es necesario que todo cambie”, le espeta Falconeri a su tito, el Príncipe de Salina en la deliciosa novela “El Gatopardo” de Giuseppe Tomasi di Lampedusa. Desde su publicación, este pasaje ha servido para ilustrar a los que, en política, impulsan cambios con el solo motivo de acomodarse a nuevos escenarios para mantener sus intereses y privilegios intactos.

Hoy esta figura felina de la política salta de la Sicilia Garibaldiana y aterriza en nuestras salinas de Roquetas, para sumarse a la rica fauna del lugar. Pero como una especie dañina, que los destellantes reflejos naranja de su pelaje deberían poner en alerta a todos los amantes de La Ribera de la Algaida y resistirse a sus engañosos ronroneos.

Todo ha cambiado en los planes de Las Salinas: la contundente movilización de colectivos, con casi 30.000 firmas, más de 1.000 alegaciones e innumerables acciones de denuncia pero también de pedagogía sobre las riquezas de la zona han puesto muy difícil a los promotores públicos de esta urbanización seguir adelante con este plan de 8.000 viviendas nuevas.

Pero entre los restos del derrumbe del discurso del desarrollo inmobiliario como fuente de empleo e ingresos, nuestro astuto felino comienza a mutar su discurso para intentar acallar las críticas, pero cuidando preservar las cifras de negocio que supone esta urbanización, en forma de aprovechamiento urbanístico y edificabilidad. Solo busca ganar tiempo y que la presa relaje la guardia para que cuando sea demasiado tarde para ella todos los acuerdos tengan carácter definitivo y ya no se pueda dar marcha atrás.

Modificaciones del proyecto, franjas de amortiguación, comisiones de expertos, foros de participación, concursos internacionales son solo eufemismos en su boca para intentar dar ahora, solo después de la demostración de fuerza y razones de la sociedad civil organizada, una imagen contemporizadora y esperanzas a los vecinos preocupados por su futuro y el de las zonas naturales de Roquetas.

También es habitual que nuestro Gatopardo repita una y otra vez, con golpes en el pecho, la politización de este tema y no dude en tratar de ignorantes a más de 31.000 personas acusándoles de no saber nada de urbanismo. Cuando escuches decir a un concejal que un asunto se "ha politizado" y que son cosas “técnicas”: ¡Alerta! Lo que está buscando es que no haya debate ni crítica alguna a sus planes.

Estas felinas estrategias se desmontan rápido: todo acuerdo que vaya en el sentido de seguir desarrollando el actual PGOU de Roquetas, aun con modificados e innovaciones, seguirán engordando los bolsillos de los especuladores y vaciando el de los vecinos. Por contra: todo el que busque la anulación del actual Plan General y una vuelta a comenzar, será el que piense en el bien del interés general.

Sé que con estas palabras me ganaré nuevas amenazas e insultos del entorno empresarial y político del actual equipo de gobierno y socios, pero déjenme decir que no existe mayor honor que intentar ser objeto de supuestos expedientes disciplinarios colegiales o querellas por esta gente, y más aún por algunos de sus lacayos. Esta lucha ha tenido y está teniendo un alto coste para muchos vecinos, agricultores y profesionales, y este humilde concejal no iba a ser menos.

Es por esto que ante los nuevos dulces maullidos de este gatopardo solo los hechos son los que importan. En el pleno del Ayuntamiento, para salvar a Las Salinas de Roquetas, a La Ribera de la Algaida y a Turaniana, y con ellos el porvenir de las futuras generaciones, es votar en contra a la aprobación provisional de la innovación del Z-SAL-01.


sábado, 8 de octubre de 2016

Un primer paso para la red de autobuses urbanos de Roquetas

En el pasado pleno del ayuntamiento de Roquetas de Mar la moción de Izquierda Unida para la creación del servicio municipal de transporte público urbano fue aprobada por la mayoría de los concejales, con la excepción del PP.

No es el primer debate que hemos tenido sobre este asunto: ya eran más de cuatro las mociones elaboradas por IU y llevadas a pleno durante estos últimos cinco años, siempre tumbadas por la mayoría del PP, pero la importancia del tema urgía seguir trayéndolo al pleno hasta que se ponga en marcha.

Recordemos: por ley Roquetas, como municipio mayor de 50.000 habitantes, está obligado a prestar un servicio de transporte público de pasajeros dentro de su término municipal. También hay que recordar que actualmente Roquetas cuenta con una sola línea que intenta cubrir esa carencia, de forma muy poco eficiente ya que repite el recorrido de las líneas interurbanas por el corredor principal y por ende deja sin cobertura a las barriadas más alejadas.

Además esta línea, la M-999, tiene unas frecuencias y franja horaria de servicio que no supone utilidad alguna ni alternativa al coche. Carece por tanto del despliegue e intermodalidad que requiere una ciudad como Roquetas, con casi 100.000 habitantes.

Ante esta situación los vecinos hemos tenido que decantarnos por tener que sufragar la compra y mantenimiento de un vehículo privado. Los que no pueden hacerlo, por cuestiones económicas o de edad (jóvenes y mayores), se ven constreñidos en su derecho de circulación o a depender de la buena voluntad de conductores familiares o conocidos.

Lo decimos claro y no nos duelen prendas: una flota y servicio de autobús urbano cuesta mucho dinero, pero es dinero bien invertido y gastado. Será siempre deficitario, pero generará ingresos de forma indirecta para el ayuntamiento por la vía de la reactivación económica de la actividad comercial, de servicios y también del trabajo. Y esto sin mencionar el aumento de la capacidad de ahorro y de consumo de las familias de Roquetas que podrán tener al prescindir de la compra de vehículo y de sus gastos de mantenimiento.

La moción aprobada no acuerda poner en marcha ya líneas de autobús. No se trata tampoco aún de comprar autobuses ni comenzar a contratar conductores. Hoy hemos acordado lo que entendemos que debe ser el primer paso: crear el órgano municipal, el instrumento, que debe ponerse a trabajar, junto al consorcio de transporte metropolitano, en diseñar y presupuestar la red urbana de transporte público de Roquetas.

Queremos que en enero de 2017 un grupo de trabajadores de nuestro ayuntamiento estén aplicados al 100% en conseguir este objetivo y para ello es vital primero crear este servicio, dotarlo económicamente en los presupuestos del 2017, asignarles los recursos humanos y materiales, y trazar un plan de trabajo real, para poder evaluar y decir qué líneas y frecuencias necesita Roquetas ahora mismo.

Entendimos que la mayoría de este pleno no puede estar en desacuerdo con esta propuesta y así ha sido. Una petición que sabemos que es transversal a todo el arco político pero que no puede demorarse más. Los vecinos de Roquetas necesitan poder prescindir del gasto en coche. Necesitan un autobús urbano eficiente.

sábado, 17 de septiembre de 2016

Movilidad y chanchullos

Redactando un artículo sobre la Semana Europea de la Movilidad Sostenible de este año, recibimos la notificación de la Fiscalía sobre la denuncia a Gabriel Amat sobre unos hechos que pusimos en conocimiento hace ya unos meses. Esto, como era de esperar, cambió todos los planes y pensé en dejar aparcado el tema de movilidad para centrarme en el tema de corrupción municipal, que otra vez volvía a primera plana.

Pero fue un tuit de Juanjo Amate el que de forma certera mostró que dos temas aparentemente distantes, movilidad y chanchullos, en Roquetas y en el caso particular de esta denuncia, se daban la mano. En efecto uno de los contratos supuestamente amañados se trata de la construcción del polémico carril bici de Las Salinas y de la Avda. del Perú en el año 2010. En dicho post el ambientólogo exponía la paradoja de que el mayor alcalde anti-bici haya sido denunciado justamente por construir uno.

Es verdad que en estos últimos años hemos comprobado con horror cómo los corruptos son capaces de sacar tajada de cualquier tipo de obra pública, hasta de aquellas de primera necesidad como hospitales o escuelas, por lo cual no debería extrañarnos que la construcción de carriles bici estuvieran fuera de su ámbito de saqueo.

Quizás lo que nos llame la atención de este caso es el mal sabor que evoca cuando comprobamos cómo desembarcó el gobierno local en aplicar políticas de movilidad sostenible. Siempre ha quedado esa sensación de que no lo estaban abordando con la seriedad que el tema merece, recurriendo siempre a la obra pública, al contrato abultado con consultoras y al fuego de artificio, en vez de a una planificación sólida a largo plazo. Un sensación de estar ante lo que hoy se denomina “postureo”, precisamente.

El primer ejemplo de ello es el primer Plan de Movilidad Urbana Sostenible de Roquetas, encargado y aprobado en 2007 por el ayuntamiento. Un plan serio, un poco corto en sus aspiraciones, pero que nació de un rico debate vecinal y de un buen estudio de campo. Dicho plan fue a parar al sueño de los justos en un cajón de Alcaldía hasta que Eloísa Cabrera decretó, sin justificación alguna, que ya solo era material de trituradora. Así 126.000 euros de los roqueteros fueron directos  a la basura y acto seguido se encargó un nuevo plan, que aún estamos esperando, por otros 47.000 euros.

Pero hay más. En 2010 el ayuntamiento encargó por 24.000 euros a una agencia de publicidad (si, una agencia de publicidad) la redacción de una Ordenanza para regular el tráfico de peatones y ciclistas ¿Habéis oído algo de esa necesaria ordenanza? Nosotros tampoco y los cientos de vecinos y usuarios que por ejemplo siguen sufriendo el mal uso de los carriles bici y paseos marítimos por algunos conductores de cuatriciclos o bicis a toda velocidad. Por cierto: esa misma agencia se encargó de la publicidad en mupis de Gabriel Amat en la campaña electoral municipal de 2011, unos pocos meses después.
Para finalizar, solo basta ver las sucesivas programaciones de actividades de la Semana de la Movilidad: siempre las mismas actividades, con casi las mismas empresas, a la que se han sumado nuevas agencias de publicidad (dato: solo la campaña gráfica de la “Zebra” nos ha costado más de 21.000 euros), sin que se aborden de una vez y con seriedad las grandes carencias de movilidad sostenible de Roquetas, como son tener un servicio de autobús urbano que cubra todas las barriadas o que las calles de Roquetas dejen de ser un campo minado y hostil a los peatones.

Sirvan entonces estas líneas en esta semana en que pensamos qué tipo de movilidad queremos para Roquetas, para reflexionar cómo se gasta nuestro dinero, a quién se le asigna y qué relación tiene eso, y las denuncias que comienzan a aflorar, con el hecho de que cada vez haya menos transparencia y participación vecinal en estos asuntos. No dejemos que nuestro derecho a desplazarnos sin el coche sea utilizado por aquellos que solo saben ver contratos y comisiones.

jueves, 8 de septiembre de 2016

Las Salinas de Roquetas: segundo round

Como si de un combate de lucha se tratara, aquel proyecto que la movilización vecinal tumbó en la lona en 2011, con la ayuda de un juez que no ha contado hasta diez sino hasta cinco años, la urbanización de Las Salinas de Roquetas vuelve a plantar batalla.
Y utilizo esta figura porque esto no es solo un proyecto de Gabriel Amat, que es verdad se juega su fortuna, su retiro político en paz y la multimillonaria herencia que pensaba dejar, sino de un conglomerado de intereses capitalistas del que el alcalde se yergue una vez más como su principal valedor.
No distraigamos un segundo la mirada de los puños de este agresivo y veloz púgil: su arremetida es por imponer un modelo de territorio, de ciudad, donde lo que seguirá primando es la especulación, el pelotazo, lo patrimonial frente a otra apuesta que defendemos los que queremos una actividad económica basada en la recuperación de nuestra identidad como pueblo, de nuestros espacios naturales e históricos y de la ciudad como derecho para desarrollarnos, no como un negocio para unos pocos.
La lucha ya ha empezado de nuevo y Amat y sus socios políticos y mercantiles han comenzado a desplegar sus armas. Se habla de que no se tocará la zona de La Ribera de La Algaida, de que Turaniana correrá la misma suerte, se intenta desautorizar al mensajero, al que alza la voz. Se intenta una vez más blindar esta operación multimillonaria poniendo de por medio infraestructuras que Roquetas necesita como pueden ser el Hospital, La Variante o el futuro Instituto de Las Salinas.
No debemos caer en la trampa que nos tienden y no debemos enfrentarnos vecinos con vecinos. Todos estos equipamientos pueden conseguirse sin necesidad de urbanizar casi dos millones de metros cuadrados de suelos rústicos que abren la puerta a ocho mil nuevas viviendas. Recordad: usarán todos los recursos mediáticos para vender las supuestas bondades de esta macro urbanización que ha levantado la indignación en toda España.
Es muy probable que con el ahora gran porcentaje de suelos en propiedad del ayuntamiento en el Z-SAL-01, “gracias” a la adenda del convenio de la Variante y las expropiaciones no realizadas por la Junta, Amat intente hacer un convenio urbanístico con alguno de los grandes propietarios a cambio de los costes de edificación de, por ejemplo, el hospital. Una vez más: un rescate de negocios ruinosos con dinero y patrimonio público, de unas fincas que como hemos desvelado acumulan más de 110 millones de euros de deudas hipotecarias.
Existe ya un consenso sobre lo injustificable que es seguir urbanizando y construyendo viviendas, más en una zona natural y arqueológica tan rica como ésta. Pero no hay que descuidarse: hay más razones para reforzar esta oposición como es el hecho de que los costes de urbanización los financiaremos todos los vecinos, sin garantías de que los podamos recuperar. Y otra más: ¿Quién asumirá los costes de mantenimiento de esta casi nueva ciudad? Lo sabéis: el resto de vecinos. Solo basta pasear por la actual barriada de Las Salinas, y de muchas nuevas urbanizaciones, para comprobar el fracaso de este modelo de urbanismo por sus altos costes de servicios y la falta de control de las inversiones de los promotores.
Como dice el urbanista Bernardo Secchi “es aconsejable la adopción de políticas que no se basen en obras grandes y espectaculares, sino que intervengan de una manera difusa para garantizar porosidad, permeabilidad y accesibilidad a la naturaleza y a las personas: a todos, sin distinción” (*). Todo lo contrario a lo que se nos plantea con Las Salinas: urbanización faraónica mientras se desatienden los barrios existentes.
Es por esto que es vital una vez más la movilización de todos los vecinos de Roquetas: asociaciones, colectivos, partidos, vecinos a título individual. Es la hora de arremangarse y mojarse de nuevo, ya que nos jugamos nuestro futuro como pueblo frente a los que quieren hipotecar financiera y medioambientalmente a las futuras generaciones de roqueteros. Ayer la Plataforma de Afectados por Las Salinas, hoy Serbal y Ecologistas en Acción: todos ellos han plantado cara y han recogido el apoyo de vecinos y de todos los rincones de España. Hay que salir a la calle, a informarse y a informar, a debatir y a marchar juntos para evitar las políticas que nos han llevado a esta crisis.

(*) Bernardo Secchi: “La ciudad de los ricos y la ciudad de los pobres”. Ed. Catarata. Recomiendo encarecidamente su lectura.

sábado, 16 de abril de 2016

Algo está pasando con Turaniana y La Ribera de La Algaida

Fue en 2008 cuando unas salvajes obras de ¡Acuamed!, con el visto bueno de todas las administraciones, abrieron en canal con una profunda zanja el corazón del yacimiento arqueológico de La Ribera de la Algaida, más conocido como Turaniana. De nada sirvió su catalogación como Bien de Interés Cultural, al mismo nivel que joyas a las que nadie osaría poner una mano encima como la Alhambra y la catedral de Sevilla. Como tampoco a su entorno, también de alto valor arqueológico y natural, pasto aún hoy de la más salvaje especulación inmobiliaria que ha sufrido España y Roquetas en particular.

Ese hecho desencadenó una respuesta ciudadana que vino a decir: ¡Turaniana existe! Sabiendo que la desinformación era nuestro principal enemigo y el mejor aliado de aquellos que solo ven el color verde dinero, también asentados aún con vara de mando municipal. Esa respuesta tomó el nombre de plataforma y como su nombre bien lo indica fue un punto de apoyo para construir nuevas iniciativas, nuevos movimientos, sobre este inmenso tesoro de más de 4.000 años de antigüedad que tenemos en Roquetas.

Han pasado los años y el olvido de las administraciones sigue incólume, pero no la respuesta ciudadana. Rebasando los límites del B.I.C. de Turaniana el tejido asociativo, los deportistas y profesionales concienciados han hecho de todo el ámbito de La Ribera de La Algaida un nuevo espacio de encuentro, aprendizaje y ocio sano. Hemos aprendido que además de restos de antiguas civilizaciones, nuestras charcas acogen especies protegidas y en peligro de aves únicas en Europa, además de una flora de iguales características.

Esto fue posible por dos aciertos que deberían haber marcado el camino: la reconversión de la Cañada Real de la Costa en un corredor verde solo para peatones y ciclistas, preservando el ecosistema de charcas y la ampliación del Deslinde de la zona marítimo terrestre pública hasta la carretera que rodea este ámbito. Lamentablemente esta hoja de ruta fue truncada por la beligerancia del alcalde Gabriel Amat y su equipo de gobierno del PP, que usando el dinero de todos los roqueteros logró anular dicho deslinde. Y por otro lado la falta de inversiones y mantenimiento de la Junta de Andalucía hizo el resto.

Pero algo parece estar cambiando entre los que ayer solo veían a La Ribera de la Algaida y a Turaniana como un solar a rellenar y urbanizar, eso sí: siempre hablando de parques de verdes prados, fuentes y edificios monumentales. La labor ininterrumpida del tejido asociativo en estos años, concienciando, realizando rutas, jornadas, propuestas y denuncias han logrado lo que es ya un éxito: que gran parte del pueblo de Roquetas haga suyo, quiera, valore, este paraje y comience a disfrutarlo cada fin de semana, cada día, con una simple caminata o en bicicleta.

En pocas semanas el los concejales del Ayuntamiento de Roquetas de Mar tendremos una ocasión de oro para rectificar el camino que un día se torció, y ahora si, todos juntos remar en la misma dirección. Desde IU Roquetas una vez más hemos solicitado que se restituya el amplio Deslinde del 2008, que la Junta declare la zona como humedal protegido y se implique en su gestión, y que todas las administraciones soliciten e inviertan el “1,5% Cultural” de Fomento para investigar, consolidar y construir el parque arqueológico que Turaniana merece ¿Algo está pasando? Yo creo que si.

sábado, 7 de noviembre de 2015

Tres medidas para evitar las retenciones en Roquetas

Mucho se ha escrito esta semana y mucho se hará sobre las retenciones a la salida de Roquetas. El detonante, claro, ha sido el enésimo desprendimiento de rocas sobre el Cañarete, antiguo tramo de la N340, que deja a cientos de miles de habitantes de la zona con la A7 como única vía de comunicación: y es ahí donde los problemas del nudo de Las Hortichuelas en la A7 y del modelo de ciudad y territorio que, tememos, se hacen desesperadamente evidentes.

Pero si a esto se suma cualquier tipo de accidente en la autovía, como de hecho ha pasado esta semana, la situación alcanza el nivel de aislamiento total para toda la comarca, con los consiguientes enormes perjuicios económicos y sociales que conocemos. Llegados a este punto cabe preguntarse si las retenciones son un problema en sí mismos o bien un síntoma de que algo va rematadamente mal en la políticas de movilidad y ordenación del territorio.

Hay que recordar lo que no se cansan de repetir cada día más expertos: construir más carreteras, más autovías, más carriles genéricos, más accesos solo hará que más gente coja el coche y las retenciones sigan aumentando. En este sentido declaraciones como las del subdelegado de Gobierno de Almería, deslizando que de estar abierta la Variante de Roquetas las retenciones serían menores, son de una temeridad y de una falta de respeto asombrosas. Por lo antes dicho, pero también porque dicho vial justamente descargaría más tráfico en uno de los puntos de mayores conflictos: la rotonda del Viapark.

Entonces, la primer medida, ya evidente, es que tenemos que reducir el número de vehículos que transitan entre Roquetas y Almería cada día. Y hay que decirlo: es un número excesivo no por gusto de los habitantes sino por la carencia de un sistema de transporte público metropolitano que estén a la altura de las expectativas. Hace falta un servicio que conecte de forma directa núcleos como Vícar, El Parador, Roquetas, La Urbanización, Aguadulce con Almería. Todos soñamos con un tren de Cercanías, pero mientras eso llega podemos pensar alternativas más accesibles para dar una alternativa al coche.

Aquí entra la segunda medida que viene a garantizar que el funcionamiento eficiente de un servicio de autobuses de tránsito rápido (BTR), algo al alcance de la mano de nuestras administraciones, sea una realidad: la disposición de carril de uso exclusivo para transporte público. Así, el Tercer Carril de la A7 entre Vícar y Viator es necesario rescatarlo no para alojar más coches, sino para destinarlo al tránsito de estos BTR. Y un paso más: hay que aprovechar el cierre y la problemática de la estabilidad de los taludes del Cañarete para repensar el uso de esta vía: es necesario comenzar a estudiar para esta vía, con las necesarias ampliaciones, una plataforma para algún tipo de vehículo lanzadera entre Aguadulce y la intermodal de Almería, además de carril bici y carril peatonal.

Para finalizar, entre muchas otras medidas, una tercera, quizás la más accesible: información. Si algo también está revelando esta crisis de movilidad es que los conductores y empresas de transporte carecen de información suficiente, en tiempo real, tanto en los medios de comunicación como en las mismas vías. Así, la instalación de paneles electrónicos, situados con suficiente antelación a los desvíos, deberían obligar a redirigir el tráfico para evitar que las retenciones se acrecienten. Por ejemplo, en el caso de Roquetas, desviando el flujo hacia los accesos de la A7 en Vícar, ya que el mayor trayecto se compensa evitando las demoras en el nudo de Las Hortichuelas.

Como nota final decir que estas medidas han sido propuestas repetidas veces en distintas administraciones, desde hace varios años y siempre han contado con la indiferencia de los gobernantes. Es quizás hora de abandonar las políticas cortoplacistas, las del corte de cintas, de la especulación, de la del fomento del vehículo particular y comenzar a apostar por una movilidad pública, colectiva y que empape el Planeamiento urbanístico y territorial de nuestro municipio.