lunes, 24 de diciembre de 2012

El abrazo pendiente

Me ha llegado este correo y he querido compartir este extracto con vosotros, como saludo a todos los empleados públicos hoy de guardia, y sobre todo con los de la Residencia Asistida de la Diputación de Almería.

“La residencia (Asistida, de la Diputación), a pesar de la crisis sigue siendo una joya, porque lo realmente valioso, son los residentes, por sus circunstancias especiales y vosotros todos los trabajadores, cada uno desde su responsabilidad. Por si hay alguna duda y me lee alguien que no trabaje allí; no importa que estemos a mínimos las tareas se realizan igual. A pesar del sobreesfuerzo, no he visto a ningún compañero que deje de insistir, como si de niños pequeños se tratase, para que un anciano coma, o se tome la medicación, cuando se niega una y mil veces. Tampoco dejan de peinarlos cuidadosamente, o perfumarlos después del diario baño, a pesar de las prisas. Ni de arroparles y darles las buenas noches, a pesar del cansancio. Y tantos detalles, que omito mencionar. Pido a quienes competa, y confío que seguirán luchando con el fin de conseguir, los recursos necesarios para que podáis realizar vuestra encomiable labor, en circunstancias de normalidad. Gracias por ello.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario