jueves, 20 de octubre de 2016

No es acoso, se llama hacer oposición

Respuesta de Juan Pablo Yakubiuk, concejal de IU Roquetas a Eloísa Cabrera


Las palabras no son inocuas y es muy triste que un cargo político hable de “acoso”, algo recogido como delito en nuestro Código Penal, cuando de lo único que se trata es de la labor de una oposición rigurosa y comprometida con el buen uso del dinero de los vecinos y de los medios municipales.

Eloísa Cabrera sigue sin responder a la cuestión fundamental que hemos denunciado desde IU Roquetas al Defensor del Pueblo: ¿Por qué habiendo recibido el Plan de Movilidad Urbana en marzo de 2015 no lo ha sometido a Información Pública? ¿Por qué al día de hoy se sigue negando a publicar ese documento por el que todos los roqueteros hemos pagado decenas de miles de euros?

Frente a eso como suele ser habitual Eloísa Cabrera, en sus cada vez más recurrentes signos de debilidad e inseguridad al frente de su àrea, intenta utilizar argumentos “ad hominem” contra mi persona, que fácilmente desmontaré explicando con franqueza los hechos.

Como bien asevera la concejal del PP, el citado plan solo se presentó una vez en público,el 24 de marzo de 2015, pero sin su publicación previa, ni posterior ¿Como pretendía que el auditorio formulara alegaciones a un documento extenso y complejo? Y más a través de unas diapositivas. Mi ausencia, como de muchos más agentes sociales, a esa reunión fue un acto de protesta hacia la eliminación de toda participación ciudadana previa en la redacción.

Algo similar ocurrió con el proyecto de mejora de los pasos de peatones. Proyecto, que por cierto, salió a los pocos días de justamente IU elevar el drama de los atropellos en Roquetas al Defensor del Pueblo. Dada la complejidad del mismo en IU procedimos a su estudio detallado, realizando cálculos como pueden ser el de la distancia de frenado, que eran imposibles de realizar en el ámbito de la comisión. Fruto de ese minucioso trabajo fue el escrito que registramos con casi treinta medidas correctoras.

Lamentablemente Eloisa Cabrera vuelve a menospreciar al máximo órgano de decisión de nuestro ayuntamiento como es el pleno y obviaron completamente nuestras sugerencias, algo que pueden comprobar día a día los conductores y peatones, ya que la visibilidad no se ha mejorado lo suficiente. Ante esta situación es normal que no hayamos dado nuestra conformidad al Defensor del Pueblo, que al día de hoy sigue esperando la respuesta del equipo de gobierno.

El tema de los caminos escolares seguros, en manos de la actual diputada y aún concejal de Roquetas, adquiere tintes preocupantes. Después de rechazar dos propuestas de IU en ese sentido en el año 2014, ahora abrazan la idea pero de forma caótica. Solo decir que nuestra queja va referida a que en las mejora del contrato de redacción del Plan de Movilidad el contratista se comprometió a redactar un Plan de movilidad escolar que no consta. Tema del que, como ya adelantamos, hemos dado parte a la Fiscalía.

Solamente quedar recordar a los vecinos que Izquierda Unida Roquetas de Mar lleva presentadas en poco más de un año noventa propuestas, casi dos por semana, para la mejora de nuestra ciudad y de los servicios municipales, por no mencionar las múltiples aportaciones a grupos de trabajo de ordenanzas, como puede ser la actual de autocaravanas.

Espero haber dado respuesta y ayudado a los vecinos a discernir la importancia del trabajo de una buena oposición, que nunca es acoso, sino celo por hacer de Roquetas una ciudad mejor.

lunes, 17 de octubre de 2016

El Gatopardo en Las Salinas de Roquetas

“Si queremos que todo siga como está es necesario que todo cambie”, le espeta Falconeri a su tito, el Príncipe de Salina en la deliciosa novela “El Gatopardo” de Giuseppe Tomasi di Lampedusa. Desde su publicación, este pasaje ha servido para ilustrar a los que, en política, impulsan cambios con el solo motivo de acomodarse a nuevos escenarios para mantener sus intereses y privilegios intactos.

Hoy esta figura felina de la política salta de la Sicilia Garibaldiana y aterriza en nuestras salinas de Roquetas, para sumarse a la rica fauna del lugar. Pero como una especie dañina, que los destellantes reflejos naranja de su pelaje deberían poner en alerta a todos los amantes de La Ribera de la Algaida y resistirse a sus engañosos ronroneos.

Todo ha cambiado en los planes de Las Salinas: la contundente movilización de colectivos, con casi 30.000 firmas, más de 1.000 alegaciones e innumerables acciones de denuncia pero también de pedagogía sobre las riquezas de la zona han puesto muy difícil a los promotores públicos de esta urbanización seguir adelante con este plan de 8.000 viviendas nuevas.

Pero entre los restos del derrumbe del discurso del desarrollo inmobiliario como fuente de empleo e ingresos, nuestro astuto felino comienza a mutar su discurso para intentar acallar las críticas, pero cuidando preservar las cifras de negocio que supone esta urbanización, en forma de aprovechamiento urbanístico y edificabilidad. Solo busca ganar tiempo y que la presa relaje la guardia para que cuando sea demasiado tarde para ella todos los acuerdos tengan carácter definitivo y ya no se pueda dar marcha atrás.

Modificaciones del proyecto, franjas de amortiguación, comisiones de expertos, foros de participación, concursos internacionales son solo eufemismos en su boca para intentar dar ahora, solo después de la demostración de fuerza y razones de la sociedad civil organizada, una imagen contemporizadora y esperanzas a los vecinos preocupados por su futuro y el de las zonas naturales de Roquetas.

También es habitual que nuestro Gatopardo repita una y otra vez, con golpes en el pecho, la politización de este tema y no dude en tratar de ignorantes a más de 31.000 personas acusándoles de no saber nada de urbanismo. Cuando escuches decir a un concejal que un asunto se "ha politizado" y que son cosas “técnicas”: ¡Alerta! Lo que está buscando es que no haya debate ni crítica alguna a sus planes.

Estas felinas estrategias se desmontan rápido: todo acuerdo que vaya en el sentido de seguir desarrollando el actual PGOU de Roquetas, aun con modificados e innovaciones, seguirán engordando los bolsillos de los especuladores y vaciando el de los vecinos. Por contra: todo el que busque la anulación del actual Plan General y una vuelta a comenzar, será el que piense en el bien del interés general.

Sé que con estas palabras me ganaré nuevas amenazas e insultos del entorno empresarial y político del actual equipo de gobierno y socios, pero déjenme decir que no existe mayor honor que intentar ser objeto de supuestos expedientes disciplinarios colegiales o querellas por esta gente, y más aún por algunos de sus lacayos. Esta lucha ha tenido y está teniendo un alto coste para muchos vecinos, agricultores y profesionales, y este humilde concejal no iba a ser menos.

Es por esto que ante los nuevos dulces maullidos de este gatopardo solo los hechos son los que importan. En el pleno del Ayuntamiento, para salvar a Las Salinas de Roquetas, a La Ribera de la Algaida y a Turaniana, y con ellos el porvenir de las futuras generaciones, es votar en contra a la aprobación provisional de la innovación del Z-SAL-01.


sábado, 8 de octubre de 2016

Un primer paso para la red de autobuses urbanos de Roquetas

En el pasado pleno del ayuntamiento de Roquetas de Mar la moción de Izquierda Unida para la creación del servicio municipal de transporte público urbano fue aprobada por la mayoría de los concejales, con la excepción del PP.

No es el primer debate que hemos tenido sobre este asunto: ya eran más de cuatro las mociones elaboradas por IU y llevadas a pleno durante estos últimos cinco años, siempre tumbadas por la mayoría del PP, pero la importancia del tema urgía seguir trayéndolo al pleno hasta que se ponga en marcha.

Recordemos: por ley Roquetas, como municipio mayor de 50.000 habitantes, está obligado a prestar un servicio de transporte público de pasajeros dentro de su término municipal. También hay que recordar que actualmente Roquetas cuenta con una sola línea que intenta cubrir esa carencia, de forma muy poco eficiente ya que repite el recorrido de las líneas interurbanas por el corredor principal y por ende deja sin cobertura a las barriadas más alejadas.

Además esta línea, la M-999, tiene unas frecuencias y franja horaria de servicio que no supone utilidad alguna ni alternativa al coche. Carece por tanto del despliegue e intermodalidad que requiere una ciudad como Roquetas, con casi 100.000 habitantes.

Ante esta situación los vecinos hemos tenido que decantarnos por tener que sufragar la compra y mantenimiento de un vehículo privado. Los que no pueden hacerlo, por cuestiones económicas o de edad (jóvenes y mayores), se ven constreñidos en su derecho de circulación o a depender de la buena voluntad de conductores familiares o conocidos.

Lo decimos claro y no nos duelen prendas: una flota y servicio de autobús urbano cuesta mucho dinero, pero es dinero bien invertido y gastado. Será siempre deficitario, pero generará ingresos de forma indirecta para el ayuntamiento por la vía de la reactivación económica de la actividad comercial, de servicios y también del trabajo. Y esto sin mencionar el aumento de la capacidad de ahorro y de consumo de las familias de Roquetas que podrán tener al prescindir de la compra de vehículo y de sus gastos de mantenimiento.

La moción aprobada no acuerda poner en marcha ya líneas de autobús. No se trata tampoco aún de comprar autobuses ni comenzar a contratar conductores. Hoy hemos acordado lo que entendemos que debe ser el primer paso: crear el órgano municipal, el instrumento, que debe ponerse a trabajar, junto al consorcio de transporte metropolitano, en diseñar y presupuestar la red urbana de transporte público de Roquetas.

Queremos que en enero de 2017 un grupo de trabajadores de nuestro ayuntamiento estén aplicados al 100% en conseguir este objetivo y para ello es vital primero crear este servicio, dotarlo económicamente en los presupuestos del 2017, asignarles los recursos humanos y materiales, y trazar un plan de trabajo real, para poder evaluar y decir qué líneas y frecuencias necesita Roquetas ahora mismo.

Entendimos que la mayoría de este pleno no puede estar en desacuerdo con esta propuesta y así ha sido. Una petición que sabemos que es transversal a todo el arco político pero que no puede demorarse más. Los vecinos de Roquetas necesitan poder prescindir del gasto en coche. Necesitan un autobús urbano eficiente.